Breaking News

jueves, 5 de febrero de 2015

MÁXIMA DE LOS PAÍSES BAJOS

Máxima de los Países Bajos (Buenos Aires, Argentina, 17 de mayo de 1971), nacida Máxima Zorreguieta, es hija de María del Carmen Cerruti y Jorge Zorreguieta. 

Es reina consorte desde el 30 de abril de 2013 por su matrimonio con el rey Guillermo Alejandro, siendo la primera reina consorte (esposa de un heredero al trono) y segunda soberana de Europa nacida en Hispanoamérica, después de la gran duquesa María Teresa de Luxemburgo, cubana de origen, y la segunda reina y tercera soberana nacida en Latinoamérica, al tener en cuenta a la brasileña María II de Portugal.

Creció en un apartamento del barrio de La Recoleta de la Ciudad de Buenos Aires, realizó sus estudios secundarios en el colegio Northlands School, recibiéndose de bachiller en 1988, y se graduó en Economía en la Universidad Católica Argentina en 1995.

Máxima se desempeñó como agente de inversiones en Nueva York y Bruselas. En 1999, conoció al entonces príncipe heredero Guillermo Alejandro, con quien contrajo matrimonio en 2002. Para ello se había convertido en ciudadana neerlandesa pero conservándose católica ya que la libertad religiosa se estableció en la Constitución de 1848, por lo cual el reino reconoce la separación entre la Iglesia y el Estado.

Tiene tres hijas con el rey de los Países Bajos, Guillermo Alejandro: la princesa Catalina Amalia, princesa de Orange (heredera al trono), y las princesas Alejandra y Ariadna de los Países Bajos.

Biografía
Máxima Zorreguieta nació en la ciudad de Buenos Aires el 17 de mayo de 1971, como primogénita de María del Carmen Cerruti y Jorge Zorreguieta, quien fuera secretario de Agricultura y Ganadería durante la dictadura argentina, autodenominada Proceso de Reorganización Nacional. María del Carmen y Jorge Horacio tendrían tiempo después otros hijos, siendo los tres hermanos menores de Máxima: Martín, Juan e Inés. También tiene tres hermanas mayores de un matrimonio anterior de su padre con la escritora y filósofa Marta López Gil: María, Ángeles y Dolores.

Máxima creció en un apartamento en la calle Uriburu del barrio de La Recoleta de la Capital Federal. Estudió en la escuela secundaria del Northlands School, una institución bilingüe de Olivos de la zona metropolitana norte de Buenos Aires, pasando sus exámenes de bachillerato en 1988, siendo trilingüe (ya que habla castellano, inglés e italiano, y desde el 2009, el neerlandés). Se graduó de licenciada en Economía en la Universidad Católica Argentina (UCA) en 1995, completando sus estudios con un máster en los Estados Unidos.

Dicha facultad universitaria privada está regida por un directorio de obispos locales, entre los que se encontraba el actual papa Francisco quien por aquellos años, como Jorge Bergoglio quien fuera el cardenal primado, arzobispo de Buenos Aires y Gran Canciller de la UCA, presidía la tradicional misa de inicios de clases (lo haría por última vez en el Auditorio San Agustín del Campus del barrio porteño de Puerto Madero, el día 26 de marzo del 2012).

De 1989 a 1990, cuando aún estaba en la universidad, trabajó para Mercado Abierto SA. De 1992 hasta 1995, trabajó en el departamento de ventas de la empresa Boston Securities SA en Buenos Aires, donde realizó investigaciones sobre software para mercados financieros. Además, enseñó inglés a niños y adultos, y matemáticas a alumnos de secundaria y estudiantes de primer año de carrera.

Desde julio de 1996 a febrero de 1998, la actual reina Máxima trabajó para HSBC James Capel Inc. en Nueva York, donde llegó a ser vicepresidenta de ventas institucionales para América Latina. A partir de entonces y hasta julio de 1999, fue vicepresidenta de la división de mercados emergentes de Dresdner Kleinwort Benson en Nueva York, donde llegó a ser vicepresidenta de ventas institucionales.8 Desde mayo de 2000 hasta marzo de 2001 permaneció trabajando en la oficina del Deutsche Bank en Bruselas.

Máxima tiene ascendencia vasca por parte de padre, cuya casa solariega —caserío Sorreguieta— sigue erigida en la localidad de Elduayen, Guipúzcoa.

Matrimonio
El 30 de marzo de 2001, Máxima Zorreguieta se comprometió con el príncipe de Orange, Guillermo Alejandro. Se convirtió en ciudadana neerlandesa el 17 de mayo del mismo año y el 3 de julio del corriente, las dos cámaras del parlamento aprobaron un proyecto de ley presentado por el gobierno para consentir el matrimonio.

El alcalde de Ámsterdam, Job Cohen, ofició la ceremonia civil en la Beurs van Berlage el 2 de febrero de 2002. El reverendo Carel ter Linden ofició la ceremonia religiosa que tuvo lugar en la Nieuwe Kerk. Mediante su matrimonio, Máxima recibió el título de Princesa de los Países Bajos.

En la primavera del siguiente año, la pareja se mudó a Eikenhorst, a la finca «De Horsten», Wassenaar. Su primera hija, la princesa Catalina Amalia, nació el 7 de diciembre de 2003. Su segunda hija, la princesa Alejandra, nació el 26 de junio de 2005 y su tercera hija, la princesa Ariadna, el 10 de abril de 2007. Todas nacieron en el Hospital Bronovo de La Haya.

Como todos los monarcas holandeses, el príncipe Guillermo Alejandro es un miembro nominal de la Iglesia Reformada Holandesa pero al contrario de lo que había ocurrido cuando su tía, la princesa Irene de los Países Bajos, se casó con el príncipe Carlos Hugo de Borbón Parma, de religión católica, la cuestión religiosa no tuvo excesiva importancia, salvo debates pasajeros y las críticas de los sectores protestantes más radicales.10 Debido a esto, Máxima siguió conservando su fe católica después del matrimonio.

En cambio, causó mayor controversia que el padre de Máxima, Jorge Zorreguieta, hubiera sido un miembro civil, con rango de Secretario de Estado, del régimen del dictador argentino Jorge Rafael Videla. Debido a la polémica causada, el señor Zorreguieta no acudió a la boda real, cuando los representantes del primer ministro holandés, Wim Kok, le pidieron que no asistiera.11

Actividades como princesa
Como princesa, Máxima completó su programa de integración cívica a principios de 2005. Desde su compromiso, la entonces princesa había optado por familiarizarse con la sociedad neerlandesa, así como con la de las Antillas Holandesas y Aruba. Este programa incluye el estudio de la lengua neerlandesa, la historia y el derecho constitucional propios del país.

Desde el 20 de octubre de 2004, la exprincesa Máxima es miembro del Consejo de Estado, el organismo gubernamental más importante de asesoramiento. A menudo con su esposo Guillermo Alejandro de Orange, representaban a la Casa Real en actos oficiales de todo tipo. También acompañaba a la entonces reina Beatriz en visitas de Estado.

Máxima fue miembro de la «Comisión para la Participación de las Minorías Étnicas de la Mujer de julio» desde 2003 hasta el verano del 2005. El Comité apoyaba a los treinta municipios más grandes del país en la promoción de la participación social para mujeres de grupos étnicos minoritarios. La asamblea era presidida por el exdiputado Pablo Rosenmöller. Como princesa también participó en la «Junta de gobernadores de la Presidencia» sobre la gestión de la diversidad y la integración en la Universidad Libre de Ámsterdam.

El actual rey Guillermo y Máxima son patronos de la «Caja Naranja» que fue creada para promover el bienestar social y la cohesión en los Países Bajos. Cada año en mayo, la entonces princesa presentaba los premios Appeltje van Oranje a las instituciones que constituyen un ejemplo en el ámbito del bienestar. Máxima, además, presidía la «Junta de Síndicos de la Cátedra Príncipe Claus», establecida a su vez, por la Universidad de Utrecht y el «Instituto de Estudios Sociales de La Haya». El Presidente está dotado para promover la formación y la investigación en el ámbito de la cooperación al desarrollo.

La actual reina Máxima es una voz activa a nivel mundial sobre la importancia de la inclusión financiera para reducir la pobreza y el logro de los objetivos de desarrollo. Nombrada en 2009 por el Secretario General de la ONU, Ban Ki-moon, como Abogada Especial para la «Financiación para el Desarrollo Inclusivo», trabaja con líderes gubernamentales, reguladores y supervisores financieros, organizaciones intergubernamentales, parlamentos, sociedad civil, sector privado y medios de comunicación para aumentar la sensibilización y promover la acción.

Como defensora especial, desempeña un papel de liderazgo en la promoción de mejores prácticas y políticas que aumenten el acceso a la financiación, la protección de los consumidores y la educación financiera. La ex princesa sigue defendiendo así esta necesidad, tanto para los individuos como para las pequeñas y medianas empresas (PyMEs) que a menudo se transforman en los motores del crecimiento de las economías locales y nacionales. Se ocupaba de estas cuestiones durante sus visitas a los países y en foros internacionales como la ONU, el FMI, el Banco Mundial, el G20 y el GAFI.

Máxima Zorreguieta y su esposo, el actual rey neerlandés, que es presidente del «Comité Asesor del Secretario General de la Junta de Agua y Saneamiento» (UNSGAB), seguirían colaborando en proyectos centrados en este tema.

También creaba conciencia sobre la importancia de la inclusión financiera en su propio país. Ha participado en el Consejo Neerlandés de microfinanzas desde 2006 para apoyar el espíritu empresarial en los Países Bajos.

Desde 2008, se ha involucrado en la promoción de la educación financiera en los Países Bajos, sobre todo para niños y jóvenes. Se convirtió en presidente honorario en 2010 de «CentiQ», una asociación nacional de bancos, escuelas, gobierno, organizaciones de consumidores e instituciones de investigación.

Experiencia ante las Naciones Unidas
Basándose en su experiencia profesional en la banca y los mercados emergentes, la actual reina Máxima se desempeñó como miembro del «Grupo Asesor de las Naciones Unidas del Año Internacional del Microcrédito 2005». Viajó para observar los programas de microcrédito en acción. De 2006 a 2009, trabajó en el «Grupo de Asesores de las Naciones Unidas sobre Sectores Financieros Inclusivos» que trata de abordar la agenda más amplia de la inclusión financiera. En 2008, la ex princesa presentó al Secretario General Ban Ki-Moon las recomendaciones del Grupo.

Aniversario
Con motivo del décimo aniversario de la boda de los herederos de los Países Bajos, la actual reina Máxima fue la protagonista de una exposición sobre el papel que ha desarrollado durante esta década en la sociedad neerlandesa. La exposición, con el nombre de «Máxima, diez años en Holanda», se celebró en el Palacio Het Loo, en la localidad de Apeldoorn. Recogía fotos y vídeos que ilustraban las actividades laborales y sociales de la heredera. La muestra fue inaugurada por la entonces reina Beatriz el 7 de mayo de 2011, concluyendo el 4 de septiembre del corriente. En la misma se expusieron cerca de 20 vestidos que había lucido desde su enlace, mostrando también la implicación social de la exprincesa, por ejemplo, en su trabajo en la Fundación Oranje Fonds.

Por otro lado, se presentó el papel que ha desempeñado en la sociedad y la dinastía neerlandesa a lo largo de esta década.

Asunción al trono como reina consorte de los Países Bajos
A partir del 30 de abril de 2013, en el trigésimo tercer aniversario de la ascensión al trono de la reina Beatriz de los Países Bajos, la princesa Máxima se transformó en la soberana consorte de ese reino, debido a la abdicación de la reina —quien conservaría el título de Princesa de los Países Bajos— a favor del heredero Guillermo Alejandro de los Países Bajos.

La solemne ceremonia de abdicación en la Sala de Moisés del Palacio Real de Ámsterdam ante todos los testigos, siendo éstos, sus sucesores (Guillermo Alejandro y Máxima), los presidentes de las dos Cámaras de Representantes, los ministros del reino, el vicepresidente del Consejo de Estado, los miembros de las diputaciones de las islas autónomas de Aruba, Curazao y San Martín —las demás islas de las antiguas Antillas Neerlandesas: Bonaire, San Eustaquio y Saba desde el 10 de octubre de 2010, están integradas administrativamente en el país, formando municipios de «la parte caribeña de los Países Bajos»— el comisario real de la provincia de Holanda Septentrional, el alcalde de Ámsterdam y el director del Gabinete de la Reina.

Investidura real
Además estuvo presente una serie de invitados de la familia real holandesa como la princesa Catharina-Amalia (y sus hermanas menores, las princesas Alexia y Ariane), el hijo menor de la soberana y su mujer —los príncipes Constantino y Laurentien— la princesa Mabel, esposa del príncipe Friso quien no pudo asistir por seguir en estado comatoso, y las tres hermanas de la reina, siendo éstas, las princesas Margarita —con su esposo Pieter van Vollenhoven— Irene y Cristina.

Este fue el pronunciamiento del breve discurso de la exreina Beatriz, ya como princesa de Orange, tras firmar su abdicación:

“Hoy dejo sitio a una nueva generación. Mi hijo asume hoy la responsabilidad de esta nueva función".

Máxima para la investidura, eligió la diadema de diamantes y zafiros constando de 31 diamantes de Cachemira y siendo el central más grande, de unos 44 quilates, sumando los 655 diamantes de Sudáfrica engarzados en una diadema de platino. El broche y los pendientes también forman parte de la colección. El diseño utilizado por Máxima fue confeccionado en crêpe de seda color azul Francia que es uno de los colores del estandarte real.