Breaking News

lunes, 29 de abril de 2013

RAMON CASTILLO GAETE


Ramón Castillo Gaete se apoda “Antares de la luz” y dice ser una divinidad. Su secta quemó al niño porque creían que era el Anticristo.

El presunto líder de la secta es un hombre de unos 35 años, identificado como Ramón Gustavo Castillo Gaete, que se apoda “Antares de la luz” y dice ser una divinidad. Este hombre abandonó Chile el pasado 19 de febrero del 2013  rumbo a Perú y contra él ya se ha emitido una orden de captura internacional.La Policía de Inteligencia del Perú ha desplegado una intensa búsqueda para dar con el paradero del chileno Ramón Castillo Gaete (35), líder de una secta que quemó vivo a un recién nacido en Valparaíso, Chile, pues se encontraría en el Perú.

La policía chilena anunció que ha detenido a cuatro miembros de una secta que supuestamente quemó vivo a un bebé de solo tres días por creer que era el Anticristo y se emitió una orden de captura internacional para buscar a su líder, que en febrero pasado viajó a Perú.

Según informó la Policía de Investigaciones, esta secta incineró vivo al bebé, que era hijo de dos miembros de la agrupación, en la zona rural de Colliguay, una pequeña localidad de la región de Valparaíso, a unos 100 kilómetros de Santiago, el pasado noviembre.

Según el relato de la PDI, en un supuesto rito de sanación, el líder (que al parecer es el padre del menor) pidió a la madre que le entregara al niño, lo llevó hasta una pira y lo lanzó sobre las llamas que habían prendido sus discípulos.

Se cree que después de quemarlo vivo, los miembros de la secta permanecieron en esa zona hasta el 21 de diciembre para esperar el fin del mundo. Pasada esa fecha, abandonaron el lugar.

Entre los detenidos está la madre del bebé, así como otras dos mujeres y un hombre. Además, tres personas permanecen prófugas.

“ÉL ERA DIOS”
Mientras tanto, en Chile, las autoridades capturaron a la madre del niño asesinado Natalia Guerra, quien dijo, a la policía, “toda la comunidad sabía que mi hijo tenía que ser asesinado después de nacer y que había que obedecer a Antares de la Luz (Castillo Gaete) porque él era Dios”. La Policía de Investigaciones de Chile reveló que los detenidos pensaban que, quemando al bebé, “salvarían a la humanidad” de una gran catástrofe que ocurriría el último 21 de diciembre. Se supo que los participantes del macabro ritual actuaron bajo los efectos alucinógenos del ayahuasca.

El 01 de mayo del 2013 fue hallado colgado de una viga de una casona abandonada en la ciudad peruana del cuzco aparentemente al verse cercado decidió suicidarse.