Breaking News

miércoles, 10 de abril de 2013

MARGARET THATCHER

Archivo: Margaret Thatcher.png(Grantham, Reino Unido, 1925 - Londres, 2013) Política británica, primera ministra de 1979 a 1990. Margaret Hilda Roberts estudió ciencias químicas en la Universidad de Oxford y trabajó cuatro años como investigadora química. En 1951 casó con Denis Thatcher, un alto ejecutivo de la industria petrolífera, quien la introdujo en la política. En 1953 comenzó a estudiar derecho tributario


Ingresó en el Partido Conservador, del que su marido ya era miembro, y en 1959 ganó un escaño en la Cámara de los Comunes. Dos años más tarde fue nombrada secretaria de Estado para Asuntos Sociales, y luego ministra de Educación y Ciencia, durante el mandato del conservador Edward Heath. Abolió la normativa que ordenaba la distribución gratuita de leche en las escuelas, lo cual provocó una oleada de protestas.

Considerada la líder más enérgica del ala derecha del Partido Conservador, consiguió desplazar a Heath de la dirección del partido, que desempeñó desde 1975. Elaboró un programa riguroso para yugular la crisis de la economía británica mediante la reducción de la intervención estatal. Sus postulados principales fueron, pues, el liberalismo y el monetarismo estrictos. También tendió a recortar los servicios sociales.

Estudió la renegociación para la participación del Reino Unido en la CEE y la abolición del poder sindical. Su programa recibió el apoyo de la opinión popular, y en 1979 consiguió que los conservadores accedieran al poder por amplio margen: se convirtió así en la primera mujer británica que ocupaba el cargo de primer ministro.

Durante su gobierno consiguió reducir la inflación y mejorar la cotización de la libra esterlina. Sin embargo, disminuyó la producción industrial, con el consiguiente incremento del paro, triplicado desde su subida al poder. Proliferaron, además, las quiebras de empresas y bancos. Todo ello se debió a la austeridad que acompañó su administración, dado que el objetivo de reducir la inflación era prioritario.


En 1982, Thatcher intervino enérgicamente en el conflicto de las Malvinas. Su actitud fue bien vista por la opinión pública británica y ese mismo año volvió a obtener la victoria electoral, esta vez con la mayoría más holgada lograda por un candidato desde 1935. En 1984 se enfrentó a graves conflictos sociales, en especial la huelga de los mineros, que reprimió con dureza. En octubre de este mismo año, durante un congreso de su partido que se celebraba en el hotel Brighton, estalló una bomba colocada por un grupo de republicanos extremistas irlandeses –Thatcher apoyaba la retención del Ulster por el Reino Unido–, atentado del que salió ilesa.

Como jefa de gobierno continuó su política neoliberal, con la privatización de empresas estatales, de la educación y de los medios de ayuda social, la lucha contra el desempleo y la limitación de las huelgas. Respecto al conflicto del Ulster, propició la apertura de conversaciones con la República de Irlanda y reforzó la legislación antiterrorista. En 1987 ganó de nuevo las elecciones, pero en esta ocasión por un margen mucho más reducido. Su negativa a la unión social y política del Reino Unido con Europa y la imposición del impuesto regresivo, la poll tax, provocó una polémica generalizada que la enfrentó a su propio partido. No le quedó otra alternativa que dimitir; le sucedió en el cargo John Major.

Además de ser el primer jefe de gobierno británico del siglo XX que logró vencer en tres elecciones consecutivas, fue la primera mujer europea que desempeñó el cargo de primer ministro. En el año 1993 publicó sus memorias, que obtuvieron un importante éxito de ventas. Su firmeza para dirigir los asuntos de Estado, su estricto dominio sobre los ministros de su gabinete y su fuerte política monetarista le valieron el sobrenombre de la Dama de Hierro.


La salud de Thatcher declinó notablemente durante la década de 2000. Sufrió varios accidentes cerebrovasculares pequeños en 2002 y sus médicos le aconsejaron no volver a ofrecer discursos públicos.248 Después de desmayarse durante una cena en la Cámara de los Lores, fue ingresada en el Hospital Saint Thomas en el centro de Londres el 7 de mayo de 2008 para efectuársele pruebas. En junio de 2009, se resbaló en su casa y se fracturó un brazo, por lo que debió ser intervenida quirúrgicamente y permanecer en observación.250 El 19 de octubre de 2010, fue internada de nuevo a causa de una gripe, motivo por el cual no pudo asistir a la celebración de su 85º cumpleaños que el gobierno británico le había organizado.Según un libro publicado por su hija Carol en 2008, A Swim-On Part In The Goldfish Bowl, Thatcher padeció demencia senil aproximadamente desde el 2000. Según relató, confundía la Guerra de Malvinas con la de Bosnia, debía recordarle constantemente que su esposo Denis había muerto hacía varios años y no era capaz de hablar durante más de diez minutos porque se perdía y olvidaba las frases. El 21 de diciembre de 2012, fue sometida a una operación para extirparle un tumor en la vejiga en un hospital londinense y debió permanecer internada durante la temporada navideña de ese año.

Fallecimiento
Thatcher falleció el 8 de abril de 2013 a los 87 años en el Hotel Ritz en Londres después de sufrir un accidente cerebrovascular. El vocero de Thatcher, Lord Bell, confirmó su muerte a las 12.52 GMT en una nota de prensa.258 Un portavoz del Palacio de Buckingham manifestó: «La Reina se hallaba triste luego de escuchar la noticia de la muerte de la Baronesa Thatcher. Su Majestad enviará un mensaje privado de condolencias a la familia». El primer ministro de Reino Unido, David Cameron, dijo que «fue con gran tristeza que me enteré de la muerte de lady Thatcher. Hemos perdido a una gran líder, una gran primer ministro y una gran británica».

El actual líder laborista, Ed Miliband, manifestó: «El Partido Laborista no estuvo de acuerdo con mucho de lo que hizo y siempre seguirá siendo una figura polémica. Pero podemos estar en desacuerdo y respetar mucho también sus logros políticos y su fuerza personal». Su muerte repercutió en todo el mundo y fue tapa de la gran mayoría de los periódicos, a tal punto que personalidades y figuras políticas y religiosas, incluyendo el papa Francisco I y el presidente Barack Obama, manifestaron públicamente sus condolencias. De acuerdo con los deseos de Thatcher, no recibirá un funeral de Estado, pero será honrada con un servicio religioso en la Catedral de San Pablo de Londres el próximo 17 de abril, donde se le concederán honores militares