Breaking News

viernes, 15 de junio de 2012

ROBIN VAN HELSUM

 Foto: Ray, el "niño del bosque".Joven holandes de 20 años de edad que fingio una historia para disatrer a las autoridades alemanas alegando haber vivido en el bosque por 5 años, fue bautizado por la policía alemana como el "niño del bosque" apareció en septiembre en Berlín 

Se comprobó que no lleva cinco años viviendo en la naturaleza, como él mismo aseguraba, sino que es un holandés de 20 años fugado de su país y hogar por problemas familiares. La falsedad de la historia que reveló el joven, que se hacía llamar Ray, pero que responde al nombre de Robin van Helsum, se constató meses después de que la policía berlinesa difundiese su imagen por toda Europa, ya que se le buscó como menor desaparecido, cuando en Holanda estaba registrado como adulto desaparecido. 

Varios compañeros del colegio, una amiga y su propia madre adoptiva le han reconocido en la foto difundida por las fuerzas de seguridad alemanas y han confirmado su identidad. El "niño del bosque", procedente de la localidad de Hengelo, apareció el pasado 5 de septiembre en el Ayuntamiento Rojo de Berlín, asegurando que tenía 17 años y que llevaba un lustro viviendo en los bosques de Brandeburgo, primero con su padre -hasta su presunta muerte en 2011- y luego en solitario. 

Agregó, en un inglés rudimentario, que desconocía su apellido y su lugar de nacimiento, y que había sobrevivido en los bosques del estado federado que rodea Berlín tan sólo con un mapa, una brújula y una tienda de campaña. Indicó a la policía que había enterrado a su padre, tras su fallecimiento en agosto de 2011, a cinco días a pie al sur de Berlín en una región boscosa de la que no supo dar nombre. Sin embargo, según explicó hoy la policía, 

Van Helsum llegó a finales de agosto a Berlín para unas breves vacaciones, pero no regresó a su domicilio en Hengelo el 3 de septiembre, cuando tenía prevista su vuelta. Poco después se le dio por desaparecido en su localidad. La policía alemana estudia ahora si encausar por fraude de ayuda social al joven, que lleva nueve meses en una vivienda tutelada, por lo que tendría que pagar unos 30.000 euros.