Breaking News

lunes, 25 de junio de 2012

PEDRO ALBIZU CAMPOS


(Puerto Rico, 1893-id., 1965) Político puertorriqueño. Estudió en la Universidad de Harvard. A su vuelta a Puerto Rico se convirtió en un ferviente partidario de la independencia respecto de Estados Unidos, lo cual le llevó a fundar en 1928 el Partido Nacionalista, del que fue presidente.

Después de las elecciones de 1932, en las que los nacionalistas obtuvieron unos pobres resultados, el Partido Nacionalista optó por la vía del terrorismo como arma para imponer la independencia, y causó centenares de muertos de 1935 a 1937.

En 1936 fue condenado a pena de prisión por conspiración contra el gobierno estadounidense. En 1948 regresó a su país, pero dos años más tarde su partido promovió una insurrección contra el gobernador de Estados Unidos Muñoz Marín, por lo que fue detenido y condenado de nuevo.

Ingresó en el Partido Nacionalista de Puerto Rico, que tenía como objetivo irrenunciable la plena independencia de la isla. Por encargo del mismo, viajó por varios países de América Latina con el propósito de recabar su solidaridad a favor de la independencia de Puerto Rico. El 11 de mayo de 1930 fue elegido presidente del Partido. En 1932 concurrió a las elecciones legislativas, en las que obtuvo poco apoyo con más de 5.000 votos. Posteriormente, acordó no concurrir más a elecciones coloniales y a no acatar el servicio militar obligatorio.

Tras pasar a la lucha revolucionaria, Albizu fue condenado en 1936 por conspirar para derrocar el gobierno de Estados Unidos en la isla y por varios actos violentos en contra del gobierno establecido. Ese mismo año, se produce el arresto y el traslado a una prisión de Atlanta de los principales líderes del Partido Nacionalista de Puerto Rico; entre los arrestados, se encuentran los poetas Juan Antonio Corretjer y Clemente Soto Vélez. En 1947 Albizu regresó a Puerto Rico. Comenzaban los preparativos para una lucha armada con el objetivo de demostrar que había oposición a los planes para la solución definitiva del estatus con la instauración del Estado Libre Asociado. 

El 30 de octubre de 1950 se produjo el Grito de Jayuya, que incluyó un atentado al presidente Harry S. Truman, del cual fue considerado responsable. Albizu y otros líderes fueron encarcelados de nuevo, esta vez en Puerto Rico. En 1953 el gobernador de la isla, Luis Muñoz Marín, indultó a Albizu. En 1954 ocurrió un atentado a la Cámara de los Representantes de Estados Unidos y se revocó el indulto. En la cárcel, la salud de Albizu Campos se deterioró. 

Se comenzó a especular sobre su salud mental y en 1956 sufrió un derrame cerebral en la cárcel, siendo trasladado al Hospital Presbiteriano de San Juan, donde permaneció ingresado bajo una fuerte vigilancia policial. Albizu Campos afirma que fue objeto de experimentos de radiación en la cárcel. Algunos funcionarios sugirieron que Albizu estaba loco, aunque muchos médicos lo examinaron y encontraron síntomas de radiación. El Presidente de la Asociación de Cáncer de Cuba, el doctor Orlando Damuy, viajó a Puerto Rico para examinar a Albizu. Las quemaduras en su cuerpo, según dijo el doctor Damuy, se debían a causa de la intensa radiación a la que fue expuesto. Albizu Campos no recibió ninguna atención médica durante 5 días.