Breaking News

sábado, 23 de junio de 2012

FERNANDO LUGO

Fernando Armindo Lugo Méndez (San Pedro del Paraná, Paraguay, 30 de mayo de 1951) es un político, obispo católico reducido al estado laical y sociólogo, fue presidente de la República del Paraguay, cargo que asumió entre el 15 de agosto de 2008, tras las elecciones del 20 de abril de ese mismo año, hasta el 22 de junio de 2012 cuando fue destituído vía juicio político.

Su victoria en 2008 había terminado con el continuísmo de más de 60 años del conservador Partido Colorado. Nació el 30 de mayo de 1951 en el pequeño pueblo de San Solano, distrito de San Pedro del Paraná, Departamento de Itapúa, 300 km. al sur de Asunción y culminó sus estudios básicos en Encarnación, capital de ese departamento. Lugo realizó sus estudios religiosos en la Universidad Católica "Nuestra Señora de la Asunción" recibiendo el título de Licenciado en Ciencias Religiosas y años más tarde el título de Magister en Sociología de la Pontificia Universidad Gregoriana en Roma, Italia.

Biografía 
Miembro de una familia humilde, nació el 30 de mayo de 1951 en el pueblo de San Solano, distrito de San Pedro del Paraná, departamento de Itapúa, para luego trasladarse a residir a la ciudad de Encarnación, la tercera ciudad en importancia del país. Hijo de Guillermo Lugo y Maximina Méndez Fleitas. La familia de Lugo no era particularmente religiosa y nunca vio a su padre poner los pies en una iglesia. Sin embargo, las influencias en su educación eran claramente políticas. Su tío materno Epifanio Méndez Fleitas era un disidente político del Partido Colorado, fue perseguido y exiliado por el régimen del general Alfredo Stroessner. 

El padre de Lugo fue encarcelado veinte veces y algunos de sus hermanos mayores fueron enviados al exilio. Lugo recibió su educación en una escuela religiosa en la ciudad de Encarnación, donde terminó sus estudios básicos. A la edad de 17 o 18 años, en contra de los deseos de su padre de convertirse en abogado, Lugo entró en una escuela normal y comenzó a enseñar en una comunidad rural donde descubrió su vocación: el sacerdocio. Es así como decidió ingresar en un seminario operado por la Sociedad del Verbo Divino a los 19 años. En 1977 culmina sus estudios universitarios en la Universidad Católica "Nuestra Señora de la Asunción", donde obtuvo el título de Licenciado en Ciencias Religiosas. Fue ordenado sacerdote ese mismo año y enviado a Ecuador, donde trabajó como misionero durante cinco años en la provincia andina de Bolívar. Por esa época fue profesor y párroco en las localidades de Guaranda y Echeandía, donde vivió de cerca los problemas sociales y comenzó a interesarse por la Teología de la Liberación. Lugo regresó a Paraguay en 1982, y un año después la policía del régimen lo expulsó del país. La Iglesia lo envió a Roma para seguir los estudios académicos donde se recibió de Sociólogo con especialización en la Doctrina Social de la Iglesia en la prestigiosa Universidad Gregoriana. 

Luego regresó a Paraguay en 1987, dos años antes de la caída final de la dictadura de Stroessner. Fue consagrado obispo el 17 de abril de 1994 y asignado a la diócesis de San Pedro, una de las regiones más pobres del país, donde se destacó por su apoyo a los campesinos sin tierra en unos momentos de fuerte conflictividad rural. Él mismo, en aquella época, era considerado un representante de la iglesia progresista paraguaya, fue también el responsable de las Comunidades Eclesiales de Base del Paraguay. El 11 de enero del 2005 el Papa Juan Pablo II acepta su renuncia y pasa a ser obispo emérito de la Diócesis de San Pedro. En el año 2006 pide al Vaticano permiso para alejarse de su condición religiosa para dedicarse a la política. El 30 de junio de 2008, Fernando Lugo recibió una dispensa del Papa Benedicto XVI para ejercer la presidencia de Paraguay desde el 15 de agosto, informó oficialmente el representante de la Santa Sede, Monseñor Orlando Antonini. 

La dispensa le concede al obispo su retorno al estado laical, que le da derecho a recibir los sacramentos como católico, pero con pérdida de su estado clerical. (No puede administrar los sacramentos como los religiosos). Antonini aclaró que si Lugo vuelve a pedir su incorporación a la iglesia católica como obispo cuando finalice su gobierno de 5 años, el caso debe volver a ser analizado por la Santa Sede.

Trayectoria política 
Lugo saltó a la arena nacional, apoyando los reclamos campesinos que solicitaban una mejor distribución de la tierra y la atención de las necesidades más urgentes de las zonas rurales. En marzo de 2006, impulsó la organización de Resistencia Ciudadana, que agrupó a los principales partidos políticos de la oposición, las cinco centrales sindicales y más de un centenar de asociaciones civiles en una marcha de protesta contra el intento violación de la Constitucion Nacional por parte del entonces presidente Nicanor Duarte Frutos, que pretendía candidatarse a la titularidad de la Junta de Gobierno del Partido Colorado. Durante ese mismo año, encuestas de opinión publicadas por el Diario ABC Color lo posicionaban como la mejor opción posible para una eventual candidatura presidencial de la oposición, compartiendo escenario con la candidata oficialista Blanca Ovelar y el general nacionalista Lino Oviedo. Conocido como «el obispo de los pobres», 

Lugo se vio en los meses posteriores como la amenaza más seria para el dominio del Partido Colorado en la política paraguaya. A pesar de que ha dicho que encuentra la presidencia de Hugo Chávez en Venezuela interesante, también es un hecho su distanciamiento de los líderes populistas de América Latina, centrándose más en los aspectos domésticos. Durante las campañas electorales, Lugo había declarado que sus principales objetivos serían una reforma agraria, el mejoramiento de la justicia, la salud universal gratuita y la recuperación de la soberanía energética, favoreciendo al nacionalismo en cada uno de sus discursos. Lugo exigía el pago justo de las tarifas por la energía excedente de la hidroeléctica Itaipú que es vendida al Brasil y prometió renegociar al alza hasta ajustarla a precios reales. Dicho objetivo se cumplió el 6 de abril de 2011 tras las votaciones de las notas reversales en el congreso brasileño. El 29 de octubre de 2007, se inscribió en el pequeño Partido Demócrata Cristiano con el fin de obtener su habilitación para postularse a la presidencia. Este partido integra una coalición de más de una docena de partidos de oposición y movimientos sociales, llamado Alianza Patriótica para el Cambio, una coalición de partidos resultante de la primera Concertación Nacional. Federico Franco, del centrista Partido Liberal Radical Auténtico, el segundo partido político más grande del Paraguay, fue su compañero de fórmula. 

Amenaza de muerte 
Lugo suspendió muchas de sus giras y reuniones electorales «por amenazas» como expresó. Temía por su vida, recordando el asesinato de Luis María Argaña: «El crimen político en Paraguay nunca estuvo ausente. El último fue en 1999, con la muerte del vicepresidente». El senador liberal, Juan Carlos Ramirez Montalbetti, afirmó que días antes había anunciado sobre un plan para vincular a Lugo con guerrillas. Aníbal Carrillo Iramain, líder del Partido Popular Tekojoja afirma que todo es parte de una «guerra sucia» contra Lugo y los grupos políticos que lo apoyan. 

Victoria 
El 20 de abril de 2008, Lugo ganó las elecciones por un margen de 10 puntos porcentuales. La candidata del Partido Colorado, Blanca Ovelar, reconoció que Lugo tenía una ventaja inalcanzable y le concedió la victoria esa misma noche a las 9 pm hora local. Dos horas después, el presidente Nicanor Duarte Frutos reconoció que los colorados habían perdido unas elecciones por primera vez en 61 años. Lugo se convirtió en el segundo presidente de izquierda del Paraguay (el primero fue Rafael Franco, quien se desempeñó desde 1936 hasta 1937) y el primero en ser elegido libremente. Además, su toma de posesión fue la primera en la historia en la que el partido oficialista cedió el poder pacíficamente a un miembro electo de la oposición. Lugo juró como presidente el 15 de agosto de 2008 ante una multitud frente al congreso. Su asunción contó con la presencia de varios líderes de América Latina, Europa, Asia y África. 

Programa de gobierno e inversiones 
Fernando Lugo en el Foro Económico Mundial de Cartagena en abril de 2010. En materia social, uno de los principales logros de su gobierno es el mejoramiento gradual del sistema de salud en Paraguay. A las mejorías se sumaron en 2009, mediante una resolución presidencial, la gratuidad para toda la población, que incluyen consultas ambulatorias, medicamentos, hasta intervenciones de alta complejidad en hospitales públicos de todo el país. En materia educativa, su administración manifestó su firme compromiso con la educación pública, iniciando la distribución gratuíta de laptops a estudiantes primarios en el marco del programa "Una computadora por niño", un proyecto gubernamental iniciado en 2008 con el objetivo de impulsar la educación en nuevas tecnologías a los alumnos de escuelas públicas. Dentro de su programa de gobierno se incluyó por primera vez la merienda escolar a cargo de las respectivas gobernaciones departamentales. 

Política económica 
En materia económica, su administración se caracteriza por no incluir grandes cambios en la agenda comercial, sino potenciarlas. Muchos analistas coinciden en que la política económica de su gobierno es un tanto conservadora. Su política cambiaria consiste en mantener un Dólar relativamente bajo con disciplina fiscal, además de impulsar la diversificación productiva. Su gobierno se muestra favorable al estatismo, como así también a la colaboración público privada para las firmas estatales deficitarias. A diferencia de su antecesor, estrechó relaciones con el FMI y el BID. Durante todo el año 2010 y principios de 2011, Paraguay registró tasas récord de crecimiento económico, generadas en gran medida por la exportación de commodities y la expansión del sector comercial, industrial y de la construcción, alcanzando picos históricos de crecimiento de 14.5 puntos porcentuales, una de las mayores tasas de América Latina. 

Compensación de Itaipú 
Uno de los puntos claves para el gobierno, fue la ratificación parlamentaria del Brasil, el 6 de abril de 2011, sobre el tratado firmado entre Fernando Lugo y el ex presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva el 25 de julio del 2009, que aumenta a casi el triple del monto abonado por el Brasil por la venta del excedente paraguayo en la hidroeléctrica Itaipú. Con este monto el Paraguay aumentará su recaudación anual hasta la finalización del contrato en 2023 y es considerado un logro político de la Alianza. El gobierno anunció la creación de un Fondo para el desarrollo con el objetivo de invertir esos recursos en obras e infraestructura pública. 

Problemas de salud 
 El viernes 6 de agosto de 2010, en una rueda de prensa del Gobierno se difundió de manera oficial que los médicos de Lugo detectaron en el presidente un «linfoma maligno cancerígeno», pero aseguraron que es potencialmente curable y que no afectaría sus actividades. El linfoma fue detectado tras analizar un ganglio inguinal que se le extirpó quirúrgicamente el 4 de agosto. El miércoles 1 de diciembre de 2010, el Presidente del Paraguay Fernando Lugo regresa a su país luego de estar internado en un Hospital de San Pablo, Brasil. Luego de ser sometido a su sexta y última quimioterapia, se le retiró un catéter. El pet-scan fue satisfactorio y ya no se detecta ningún tipo de tumor linfático. El reporte médico habla de un éxito total. Se habla de una curación. 

Crisis política de junio de 2012 Sucesos de Curuguaty 
En mayo de 2012, la finca Campos Morombi de la localidad de Curuguaty, a 240 km al noreste de Asunción, propiedad del exsenador Blas Riquelme del Partido Colorado, fue ocupada por un centenar de campesinos para protestar por la escasez de tierras agrícolas en el departamento de Canindeyú. Tras tres semanas de toma, el viernes 15 de junio el Ministerio del Interior ordenó el desalojo por la fuerza de la propiedad, resultando en enfrentamientos violentos entre ocupantes y la fuerza policial. Durante el desalojo 17 personas murieron (once campesinos y seis policías), suceso que provocó fuertes críticas en el país, provocando la dimisión del ministro del Interior, Carlos Filizzola, y del comandante de la Policía, Paulino Rojas. Fuentes policiales dijeron que los efectivos fueron emboscados cuando intentaban establecer las tratativas, sospechándose que miembros del Ejército del Pueblo Paraguayo estaban infiltrados entre los campesinos.

Otras fuentes consideran que este trágico episodio fue en realidad un montaje que sirviera de pretexto para pedir la destitución de Lugo. El presidente Fernando Lugo manifestó su "absoluto respaldo" a las fuerzas de seguridad en un breve comunicado y extendió sus pésames a los familiares de los policías fallecidos. Tras los incidentes el mandatario ordenó que las fuerzas armadas se sumaran a la policía para respaldar el operativo que se desarrollaba. Sin embargo, el sábado 16 designó a un nuevo ministro del Interior, el ex Fiscal General del Estado Rubén Candia Amarilla, quien ocupó el cargo dejado la noche anterior por Carlos Filizzola. El mandatario también cambió al comandante de la Policía Nacional, y anunció la creación de una comisión para investigar lo ocurrido en Curuguaty con el apoyo a la Organización de los Estados Americanos. 

Juicio político 
El 21 de junio de 2012, la Cámara de Diputados del parlamento paraguayo aprobó la realización de un juicio poliítico en contra del Presidente de la República, Fernando Lugo, alegando mal desempeño en sus funciones. Se negó a renunciar y dijo que para cumplir los votos de aquel 2008 iba a quedar a defender su puesto, pero un día después, es decir, el 22 de junio, con 39 votos a favor y tan solo 4 en contra, Lugo fue removido del cargo