Breaking News

miércoles, 23 de mayo de 2012

MAX ALVAREZ

Carla Badaracco había llegado el año 2002 al Perú para buscar trabajo como modelo y enviar dinero a sus familiares, quienes enfrentaban la crisis financiera y política que atravesaba su natal Argentina.

Conoció al médico Máx Álvarez en un set de televisión y le solicitó una operación para mejorar su figura. Ambos iniciaron una relación sentimental y el día en que entró al quirófano, el cirujano le realizó una rinoplastia, que según explicaron varios testigos no contaba con la autorización de la modelo. La operación fue realizada sin anestesia y Badaracco falleció por un edema pulmonar al ahogarse con su propia sangre. 

Los medios de comunicación dirigieron entonces la atención hacia el médico, quien ya tenía dos graves denuncias por negligencia: Angela Chiquilin había muerto en su consultorio en el año 90 por una operación fallida y Carmen Tamarilla había quedado inválida de por vida al ir por un aumento de glúteos y de busto; además de algunas pacientes que habían denunciado haberlo visto drogándose con cocaína para operar. La denuncia que terminó por completo con el prestigio de Max Álvarez fue presentada al poco tiempo de la muerte de Badaracco. 

La actriz cómica peruana Lucy Cabrera se había sometido a un implante de bustos y, al quedar inconforme con el resultado, fue a quejarse con el médico valiéndose de una cámara filmadora oculta para tener pruebas de la conversación. Grande fue la sorpresa de Cabrera al regresar a su casa y ver que el médico la había sedado y violado durante el tiempo que estuvo en su consultorio. Por este caso, Álvarez fue sentenciado a cuatro años de cárcel y por la muerte de Badaracco, a 8 años. Como las penas, por ley, no son sumatorias, el médico empezó a cumplir su condena de solo 8 años en agosto del 2005, la misma que terminaría en mayo del próximo año. Entre las pacientes que llegaron a pasar por el consultorio del doctor Álvarez destacan la modelo Angie Jibaja, quien llegó a ser internada de emergencia por una infección producto de los implantes puestos por el médico; la actriz Paula Marijuan la conductora Tula Rodríguez la modelo Susan León y, según dijo el propio Álvarez, Keiko Fujimori y su madre, Susana Higuchi. 

Muerte 
El 23 de mayo del 2012 fue hallado muerto al interior de su celda en el penal de Lurigancho, de la ciudad de Lima en donde purgaba condena por la muerte de la modelo argentina Carla Badaracco, quien dejó de existir cuando se le practicaba una rinoplastía. Así lo confirmó a elcomercio.pe el coronel PNP Tomas Garay, director del centro penitenciario. Según el policía, el cuerpo del cirujano fue encontrado al promediar las 6 a.m. en su celda. “Se descarta cualquier enfrentamiento o motín, parece que ha sido muerte natural”, expresó, agregando que entre 9 y 10 a.m. se dará mayor información. 

El fiscal de turno se encuentra en el lugar. El médico fue sentenciado en agosto del 2005 a ocho años de prisión. En mayo del próximo año iba a culminar su condena. Max Álvarez es hermano del presidente del Tribunal Constitucional, Ernesto Álvarez, quien no se encuentra en el país. Este viajó a España para asitir a la IX Conferencia de Justicia Constitucional, realizada en la ciudad de Cádiz.