Breaking News

martes, 2 de agosto de 2011

ROSEMARY KENNEDY


La hermana de JFK, Bobby y Ted desapareció en 1941 de los álbumes de fotos de la familia más famosa de EE.UU. La joven, inestable y rebelde, fue sometida a una lobotomía que la condenó a vivir inválida y escondida. El periodista Pierre Pratabuy ha rescatado testimonios y documentos para reconstruir, más allá de las mentiras oficiales, la historia no autorizada de Rosemary Kennedy

Rosemary era la menos capacitada de los hijos de la familia Kennedy. Según su padre, ella fue diagnosticada al nacer con un retraso mental leve y estaba sujeta a continuos cambios de humor. A pesar de todo, era una joven muy atrevida que amaba las fiestas y la vida social. A principios de 1940, la lobotomía estaba considerada como una técnica revolucionaria para el tratamiento de los trastornos psiquiátricos. Su padre estaba convencido de que esta operación aumentaría el cociente intelectual de Rosemary al nivel de sus hermanos, pero la intervención llevada a cabo por el doctor Walter Freeman no produjo los efectos deseados y se quedó con la edad mental de un niño de tres años.

Rosemary contaba entonces con 23 años. Es ingresada por primera vez en un hospital psiquiátrico privado, Craig House, situado una hora al norte de Nueva York, allí permanecería hasta 1949. A partir de esta fecha es trasladada a la Institución St. Coletta en Jefferson, Wisconsin. A la opinión pública, la familia la describe como una persona con discapacidad mental, sólo unas pocas personas afines a la familia Kennedy conocen su verdadera situación. Algunos miembros de su familia la visitan regularmente, e incluso viaja con ellos a la Florida, Washington y a la casa familiar de Cape Cod. 

Se dice que nace con un retraso mental. Esto es discutible, ya que lo más probable fue que su CI era un poco inferior al del resto de la familia, pero que no era retardada propiamente tal. Se le realiza una lobotomía frontal que en lugar de ayudarle la incapacita aún más. Pasa gran parte de su vida en una institución para personas discapacitadas. Muere a los 86 años. (2005) por causas naturales en el Fort Memorial Hospital de Nueva York acompañada por su hermano Ted Kennedy y su hermana Jean Kennedy Smith. Es el quinto hijo de la familia en morir, pero la primera por causas naturales. Descansa en el cementerio de Brookline Holyhood.